Lección 6 of 8
En Progreso

Quinta habilidad: Ayuda a tu prospecto a ser distribuidor

Lula Schiller julio 14, 2024

Esta habilidad es un subproducto de dar seguimiento profesionalmente.

Al dar varias presentaciones, la meta de educar y que dominen el uso de los aceites esenciales en la vida diaria para mantener nuestro organismo en armonía será alcanzada; sin embargo hay que ayudar a los prospectos a que tomen la decisión de inscribirse.

La clave del éxito para inscribir personas a nuestra organización es una combinación de una buena postura y de hacer buenas preguntas.

Es la forma en la que te desenvuelves, es decir, si tus palabras y tus acciones son lo que transmites. La confianza es el punto elemental para que la gente se quiera unir a tu organización.

Cuando te enfocas en conseguir distribuidores en vez de enfocarte en educar a los prospectos, te perciben “necesitado” y “atado emocionalmente” y eso aleja a tus prospectos.

Cuando des una presentación y ofrezcas la posibilidad de unirse a tu organización ten todo lo necesario a la mano: folletos informativos, formatos de inscripción, lista de precios, kits de demostración, etc… ya que ayudan a que te perciban más seguro y profesional.

Nunca te dediques a hablar, hablar y hablar. Lanza preguntas poderosas, escucha e interactúa.

1. Sepárate emocionalmente del resultado.

2. Asume que las personas se unirán, pues tú debes de creer firmemente en la oportunidad y en los productos que estás ofreciendo y en como los beneficiarán. ¡Sé sólido!Hazlo profesionalmente!

3. Promuévete a ti mismo, así como promueves tu producto o tu oportunidad.

Ayuda a tu prospecto a tomar la decisión al decirle: “Me tienes a mí”. Es como decir:“Tengo a mi alcance un gran producto y una gran oportunidad y voy a llevar esto a la cima y podemos hacerlo juntos”.

A las personas les da confianza y seguridad el saber que vas a estar ahí siempre acompañándolos en este proceso.

4. Ten todo lo necesario para que la persona pueda empezar desde el punto indicado.

5. Haz muchas preguntas.Los profesionales del network marketing utilizan las preguntas como su herramienta más poderosa.

Al trabajar para ayudar a un prospecto a que tome la decisión positiva sobre la gran oportunidad que le brindas harás muchas preguntas, pero tienen que ser preguntas poderosas, porque si preguntas “¿qué te parece?”… Eso no los va a llevar a ningún lado, cámbialas por:

¿Qué de todo lo que platicamos te hizo sentido?

¿Puedes ver cómo esto podría ser una gran oportunidad para ti?

¿Qué fue lo que más te gusto?

Preguntas con mayor interés

Estas preguntas te dan pistas sobre el área en la que tienen mayor interés. Si tú sientes que necesitan más información y conocimiento del producto o de la oportunidad agendas una nueva cita para aclarar y completar el conocimiento, pero si crees que ya están listos haz el cierre con estas cuatro preguntas:

1. ¿Cuánto necesitas ganar para que esto valga la pena? (espera su respuesta).

2. ¿Aproximadamente cuántas horas a la semana puedes utilizar para desarrollar este tipo de ingreso? (ahora deja que piense y revise su calendario mental para obtener dicha cantidad de dinero).

3. ¿Durante cuánto tiempo puedes trabajar esas horas para desarrollar ese tipo de ingreso? (esta pregunta hace que piensen sobre su compromiso, si quieren obtener el ingreso que mencionan en la pregunta 1).

4. Si pudiera mostrarte una manera de desarrollar un ingreso de (respuesta a pregunta 1) al mes, trabajando (respuesta a pregunta 2) horas de la semana (respuesta a pregunta 3) meses, ¿estarías listo para comenzar?

Cuando responden: “Claro, muéstrame cómo…” muestras el “Plan de Compensación” y establecen un plan razonable para que logre sus metas. Ahora que si tuvieras el caso de que alguna persona te responda algo ilógico como: “Quiero ganar $20,000 dólares al mes trabajando 4 horas a la semana”.

Responde: “Lo siento, tus expectativas son muy altas; podrías obtener $20,000 dólares al mes, pero esto te tomará muchas más horas y más meses de trabajo de lo que quieres comprometerte. Ahora que si estás dispuesto a cambiar expectativas, podemos platicarlo…

“Si la respuesta es negativa, no es su momento y está bien”.

NOTA: Esta habilidad toma práctica pero te ayudará por el resto de tu carrera.